5 interesantes actividades en Las Alpujarras en otoño.

Si hay lugares mágicos en el mundo, uno de ellos son Las Alpujarras. Escondidas entre las montañas de Sierra Nevada, sus pueblos esconden la riqueza de sus paisajes, su gente y su gastronomía.

Aprovechamos el puente de noviembre de los Santos para marchar de nuevo a este rincón de España que hace 6 años no pudimos ver más que un trozito. Esta vez, con 4 días vemos lo principal, porque sabemos que podríamos estar allí meses para poder seguir disfrutando de sus bellos parajes.

Día 1 (Actividades recomendadas: pasear por los pueblos más cercanos al alojamiento y comenzar a disfrutar de la gastronomía)

Salimos de Madrid y en 5 horas llegamos a Lanjarón. Aprovechamos para comer en Venta El Buñuelo. La especialidad de la casa, los buñuelos obviamente. Los tenéis dulces y salados.

Tras la comida y ver el pueblo, lleno de fuentes de las cuales podéis beber, nos subimos a Órgiva que es donde nos quedaremos las próximas 3 noches en Casa Jazmín. Una de sus dueñas, Rosa, os hará la estancia de lo más agradable con sus desayunos caseros.

Órgiva está considerado de los pueblos más hippies de la zona. Nosotros aprovechamos que hoy por la noche hay “Castañada” en la Plaza del Pueblo y nos tomamos por 1 euro a beneficio de Cáritas unas castañas y un vasito de anís.

No nos queda mucha hambre pero cenamos una rica ensalada en “Baraka“, una tetería y restaurante árabe. Os recomiendo su pastela si váis al menos 6 personas. Dicen que el curry está muy rico también y los tajines merecen la pena por su sabor.

Por la tarde, hemos subido un poco más arriba de Soportújar, a unos 20 minutos de Órgiva, al monasterio tibetano de O Sen Ling. En 1986, Osel, un niño que vivía aquí, fue reconocido como reencarnación del lama Yeshe y fue llevado hasta los 18 años a un monasterio del sur de India a vivir bajo disciplina monacal. En su honor, el propio Dalai Lama hizo construir un monasterio tibetano en éste pueblo de Las Alpujarras.

El lugar se usa hoy para retiros de meditación pero es totalmente recomendable subir para apreciar la tranquilidad y las vistas del lugar. Pensaréis que estáis en Nepal.

Día 2

Actividades recomendadas: Senderismo y disfrutar del folclore y artesanía de los pueblos.

Tras el desayuno de Rosa, hoy toca un poco de senderismo. Aunque para nosotros la ruta fetén habría sido subir al Mulhacén, por falta de tiempo y porque parece que ya hay nieve en la cumbre y no traemos equipo, nos decantamos por una mucho más sencilla aunque muy bonita.

Dejamos el coche en Capileira (A unos 35 minutos de Órgiva, pasando Bubión y Pampaneira) y comenzamos el sendero señalizado desde el parking del barrio del castillo, señalizado como La Cebadilla. Aunque la ruta oficial dice que se tardan 3h30, nosotros la hicimos con paradas para hacer fotos en 2h30. El camino es muy sencillo siguiendo las señales del camino hasta llegar a la central hidroeléctrica. Desde ahí, se podría continuar para la Ruta de las Acequias que un poco más larga ( recorrido oficial dice 5 horas pero quizás sea menos…) o continuar para el Mulhacén. Si hacéis subida al Mulhacén, parece ser que recomiendan hacer noche en el refugio y según ruta de wikiloc, desde aquí son 5 horas al refugio (o 7 desde el parking) pero tendremos que dejarlo para otra ocasión porque las tardes son cortas ya al ser noviembre.

Desde la central hidroeléctrica, el camino de vuelta es más bonito con las vistas al Barranco del Poqueira y los multicolores del otoño.

Para comer, nos quedamos en “La Ruta de las Nieves” de Capileira. Aún siendo festivo, tomamos menú a 11 euros de cocido alpujarreño y choto al ajoarriero. Muy rico y buena relación calidad- cantidad- precio.

La tarde la pasamos viendo Pampaneira y Bubión. En Pampaneira hay Feria de Gastronomía y Artesanía, además de sus tiendas perennes de jarapas de hilo hechas a mano. Hay algunos telares que permiten ver cómo se trabajan y los precios son muy competitivos. Nosotros tenemos nuestra casa con las jarapas de la zona.

De bajada, nos paramos en Soportújar, el pueblo de las brujas. Aquí han sabido aprovechar este reclamo turístico y hasta los números de las puertas de las casas llevan su brujita.

La castañada hoy la pasamos en Capileira y, amenizamos la cena en “Pachamama” con un espectáculo flamenco.

Día 3

Actividad recomendada: Paseo en coche por los pueblos de Alpujarra Alta y volver por Alpujarra Baja.

Hoy continuamos la ruta por los pueblos de la Alpujarra Alta. Pasando Capileira, seguimos para llegar a Pórtugos, donde está la Fuente Agria. El agua de esta fuente, al igual que la de Ferreirola, cerquita de aquí también, tienen la particularidad de ser aguas ferruginosas (contenido en hierro). Son recomendables a personas con anemias leves. A nosotros, lo que nos pareció más curioso es que el agua sale con gas!

Desde ahí, subimos a Trevélez; el pueblo más alto de España. Este pueblo tiene la fama de tener muy buen jamón. Continuamos hacia Mecina Bombarón donde paramos a comer en ” La Pará de la Suerte”. Olla gitana y plato alpujarreño. Ya os he dicho que la gastronomía es para degustarla bien 🙂

Muy cerquita quede Yegen, el pueblo que se hizo famoso por “Al sur de Granada” y su escritor Gerald Brenan, que pasó allí 7 años. Fruto de esos años en el pueblo, se creó el sendero Gerald Brenan que decidimos hacer con el estómago lleno. El paseo nos vino fenomenal pero tengo que deciros que la ruta está muy mal señalizada. Ayudados por un lugareño, comenzamos el camino siguiendo las señales blancas-amarillas. Según este señor casi centenario, nos dijo que las señales vendrian cada poquito. Sin embargo, no fue así. Tuvimos que retroceder tras llevar media hora andando hasta que un señor con perros nos dijo que el sendero continuaba tras la curva antes de los olivos, bajando el barranco. Y, efectivamente, al comenzar a bajar, vimos de nuevo las señales.

Las marcas se pierden y vuelven a aparecer como blancas- verdes que se supone que son las del sendero oficial. Muy bonitas las vistas, el sendero no es difícil pero una pena que esté tan mal señalizado. Tardamos unas 2 horas pero por los continuos desvíos de rumbo tras no poder encontrarnos. Merece la pena llevar un spray para ir marcando el camino.

Sendero Gerald Brenan en Yegen

Día 4

Antes de volver a casa, pasamos la mañana en Salobreña. Este pueblo blanco está enclavado en la montaña con el mar de fondo. Siempre que visitamos un pueblo de costa nos preguntamos qué hacemos en Madrid… Ángel siempre dice que la jubilación nuestra tiene que estar cerca del mar pero yo creo que debemos ir adelantando esta idea.

Salobreña nos comienza a enamorar con su clima tan tropical; seguimos en noviembre y parece primavera, su mercado de abastos; donde compramos unos ricos aguacates a un precio irrisorio comparado con la Capital, su playa; insisto, es noviembre y estamos leyendo al sol. Incluso Ángel se pega un chapuzón pese al mar revuelto.

Vistas de Salobreña

Ya llegando a Jaén, comemos el menú de Oasis, un restaurante de carretera con tan buena organización, calidad- servicio y calidad que merece la pena recomendar.

Éste ha sido nuestro puente y esperemos que visitéis esta bonita zona de España.

Gracias por viajar con nosotros,

Sandra y Ángel

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.