5 lugares que visitar en diciembre en Almería.

Son Navidades y entre fiesta y fiesta, nos marchamos un par de días a Almería. Aunque ya estuvimos en mayo en el paraíso del Cabo de Gata, en esta ocasión nos vamos a la ciudad, que también tiene mucho que ofrecer.

Día 1:

Nos alojamos en NH Almería porque con los puntos que tenemos, nos sale gratis la noche que vamos a pasar. Los caracoles no solemos derrochar en hoteles pero es cierto que los NH han sabido cómo conquistarnos por su comodidad, atención, distancia al centro, precio y la calidad- variedad-cantidad de su desayuno buffet sobre todo 🙂

Visitar Almería ciudad ha sido conocer un poquito más de cerca la historia de España. Pues como en otras ciudades españolas, se construyeron refugios debajo de las calles para que la población pudiese resguardarse cuando tocaba la sirena alarmando de bombardeos.

Estos túneles son mayores en longitud que los de Berlín y están más protegidos que los del propio Führer.

Tienen 1 km visitable y es, esa parte la que nos enseñan. Reservamos las entradas porque íbamos con poco tiempo el día de llegada y os recomendamos sin duda esta visita. No os desvelamos mucho pero sólo deciros que las salas del final os dejarán con la boca abierta. O al menos a mi por deformación profesional 🙂

Una curiosidad es que por encima de los refugios, a pie de calle, todas las entradas que había, han sido tapadas por kioscos! Ya veréis cuántos hay…

Desde los refugios, nos vamos a la plaza del Ayuntamiento que hoy están de fiesta. Nos acercamos a ver las murallas de Jairán. Si podéis, os recomendamos subir al mirador del cerro San Cristóbal.

Nos vamos a comer cerca del Mercado Central. Dentro podéis comer platos típicos de la gastronomía almeriense. Nosotros venimos de pasar las Navidades en el pueblo, así que optamos por una ensalada fresca y una rica hamburguesa en Tito´s.

La tarde la dedicamos a visitar el castillo o la Alcazaba. Totalmente recomendable también. La entrada es gratuita y dentro tenéis al menos 1hora de visita deprisa.

Hoy cenamos en la Mala- Tortillería. Como su nombre indica, especialidad en tortillas, aunque también saben fusionar otros platos de la cocina Almeriense con mucho salero y a muy buen precio.

Día 2:

Hoy nos marchamos a visitar el Desierto de Tabernas. Cuando vinimos en mayo, no pudimos acercarnos y ahora en diciembre, es muy buen momento para pasear.

Deciros que si tenéis intención de visitar el Mini- Holliwood, a nosotros desde fuera, nos ha parecido una estafa. Ahora estaba cerrado por temporada baja pero cuando se abra, dudo mucho que dentro ofrezcan lo que la entrada vale. Algún bar, imagino espectáculo de armas y vaqueros, algún jueguecito de tirar a muñecos y atracciones similares. Pero poco más, en un decorado de lo más pequeño.

La zona del desierto es preciosa, aunque la tienen muy abandonada. No hay senderos y el único que existe, es inaccesible a causa de las lluvias que haya habido en las semanas anteriores. Una verdadera lástima. Nosotros nos subimos como cabras por lo altos de las montañas de arena, ya que no están protegidas y vamos haciendo nuestro propio camino.

Lo dicho, la Junta debería acondicionar más un espacio natural cómo éste, ofreciendo rutas de naturaleza, en lugar de promocionar empresas privadas que cobren una fortuna por visitar sus instalaciones.

A la vuelta, nos topamos con un mini- safari, que también estaba cerrado y se oían animales dentro. No sé hasta qué punto aquello funcionará luego ni las condiciones en las que estarán los animales, pero nos dio mucho que pensar.

¿Qué ocio nos gusta que se fomente? ¿Qué ocio queremos para nuestros niños? ¿De verdad queremos meterles en un cubículo de escenarios y pretender decir que han estado en Tabernas?

Nos marchamos a comer a Las Negras.  Deciros que si váis en diciembre como nosotros, no es recomendable que os vayáis hasta el Cabo de Gata porque debido a la posición de sus playas, os quedaréis sin sol enseguida. Es preferible quedarse en las playas de Almería como Las Conchas y dejar el Cabo para más adelante, con más horas de sol.

Esta tarde, la dedicamos al puerto de Almería y a recorrer las callejuelas del centro. Hoy cenamos en La mala- Croquetería, donde está clara cuál es su especialidad. Nosotros no las probamos esta vez porque preferimos tomar el ceviche de pez mantequilla y la viera que hacen, que merecen mucho la pena por su precio y sobre todo, por su presentación y sabor.

Y, hasta aquí, nuestros 2 días en Almería ciudad. Como véis, una escapadita de lo más recomendable.

Gracias por viajar con nosotros,

Sandra y Ángel.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.