Pingyao y su encanto

Hoy hemos pasado todo el día en la parte amurallada de Pingyao. Es una ciudad preciosa,y la verdad que podría quedarme aquí una semana tranquilamente.
Nos han puesto para desayunar café americano y panecillos de leche con una especia de gelatina amarilla y morada untada que estaba muy rica.
Al salir del albergue,nos encontramos con un grupo de estudiantes chinos que nos empiezan a hacer preguntas,a hacer fotos,a pedir nuestro mail…Estuvimos allí mâs de media hora;parecía que se reproducían.Unos se iban y venían otros.Fue muy divertido.La gente se paraba porque parecíamos famosos firmando autógrafos.
Hemos visitado algunos de los templos a los que nos daba acceso la entrada porque hay más de 18 para entrar con la misma entrada de 120 yuanes y 60 para estudiantes.Como tarjeta de estudiante,yo he utilizado el carnét joven y el Dni.A veces,dudan al ver el chip pero explicando que en España vale para las dos cosas,no hay problema.
Los templos que más merecen la pena son el templo de Confucio y el templo de Huangchen(confirmaré este nombre que no estoy segura). 
Este templo,es taoista y hay que tener mucho cuidado porque dentro hay una sala con dos monjes que muy amablemente te dicen en inglés que vayas dentro.Te hacen una ceremonia con el incienso y mucha palabrería tipo conjuro y te dan un librito para que abras tu destino.Te desean buena suerte y todo esto por el módico precio mínimo de 100yuanes;10euros más o menos,la gracia. La cara tonto que se te queda ni os la cuento,jeje.Y digo mínimo porque apuntas tu nombre y país en una lista,con la contribución que haces,y había holandeses que habían pagado unos 50 euros.En fin,avisados estáis 🙂
Luego vimos otras casas con sus patios como la casa de comercio,el primer banco de chino,la casa de la armada…todas muy grandes.Cuando llevàbamos unas 7,lo dejamos porque ya no podíamos más.
No ha parado de llover más que 10 minutos en todo el día y por la noche jarreaba.
A las 6,Ángel se ha ido al albergie a descansar y yo a darme un masaje chino.Por 68yuanes(casi 7euros),me han dado un masaje de 75minutos de todo el cuerpo y me han lavado los pies con unas infusiones de medicina china. Eso sí,si os pensáis que el masaje era relajante,para nada. Enérgico,enérgico,vamos que había ratos que me dolía y todo 🙂 Como nueva me he quedado,pero otra vez,me hago uno de pies y listo 🙂
Seguimos sin agua caliente en la ducha así que tras decirlo en recepción,conseguimos agua caliente que cae en 4 hilillos.Bieeenn,conseguido 🙂
Por la noche,cenamos burro y noodles redondos en una cesta con verduras y picante. A las camareras les debí hacer gracia y se hicieron fotos conmigo.
Mañana es nuestro último día en Pingyao y a las 16:35 cogemos el tren de 8horas y media en asiento duro(lo hemos intentado de varias maneras y nada,para ir a Xian no hay tren cama o no queda hueco).
A ver qué tal resistimos… 🙂
share post to:

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.