Longji. Un paraiso rural

Nada más despertarnos corrimos las cortinas y lo primero que dijimos fue: “Hala, qué pasada, qué bonito…” las vistas desde el Hotel eran impresionantes. Qué maravilla de la naturaleza y de la ingeniaría agrícola. Todo el paisaje se mezclaba entre bosques inaccesibles y terrazas de arrozales. Sí, estábamos en El Espinazo del Dragón, y el […]