¿Qué hacer 3 días en Diciembre en Tenerife?

Nunca terminas de ver un lugar por completo y menos cuando viajas para visitar lo típico.
Es mi tercer viaje a Tenerife y es la primera vez que he visto paisajes tan bonitos en la isla.
Hemos pasado el puente de diciembre con contrastes de pasar frío en la carretera que sube al Teide y con calor como en verano en las playas del Sur.
Día 1:
Llegamos el miércoles por la mañana y nos dirigimos a recoger el coche que hemos alquilado con PlusCar. Es de las pocas compañías que permiten pagar con tarjeta de débito sin dejar fianza,con seguro a todo riesgo y con el conductor adicional sin pagar extra. En Gran Canaria también alquilamos con esa compañía y la experiencia ha sido buena en ambos casos.
Salimos del Aeropuerto Norte para visitar San Cristóbal de la Laguna. Antigua capital de la isla,conserva un centro histórico colonial con casas de colores y balcones de madera con flores.
Vinito blanco canario en “La Tasca de la Esquina” y tras patear el centro, nos vamos a comer a un guachinche típico. Los guachinches están a las afueras y sirven comida típica canaria a muy buen precio. Suelen estar en locales informales como garajes y hay que ir muy pronto a comer o cenar porque se llenan rápido.
Los “3 dragos”,a las afueras de San Cristóbal nos ofreció carne fiesta,carne con papas,queso asado y almogrote. De postre, quesillo canario que es como nuestro flan pero con leche condensada. El precio de la comida, 27 euros los dos y os podéis imaginar como acabamos de llenos.
Por la tarde, hacemos el check-in en el hotel NH Tenerife en Santa Cruz. Últimamente, la cadena NH me ha demostrado que merece la pena con creces en cuanto a atención,cuidado del detalle al cliente y sus desayunos para todas las opciones. Vinimos con un pack Wonderbox para una noche.
El centro de Santa Cruz está lleno de callejuelas con barecitos y locales de la zona.  Típica calle peatonal clonada a la de cualquier ciudad por sus tiendas de ropa y el paseo del Puerto. Las playas mas cercanas como “Las Teresitas” son accesibles por bus o coche. Merece la pena el parque “García Sanabria”. Repleto de plantas tropicales,podría ser un parque de China aunque a nosotros por momentos nos parecía estar en el parque de Oviedo o en el de Málaga cuando fuimos a ver a Bunbury 🙂
Tras cenar muy ligero (el guachinche persistía) en el local de una madrileña afincada en la isla desde hacía 11 años, nos vamos a dormir.
Día 2:
 
Tempranito nos movemos al hotel Taburiente en José Naveiros con reserva para dos noches.( Mi comentario al respecto en Booking) Y, dejando las maletas sin hacer check-in,nos cogemos el coche para visitar los miradores de camino a Anaga.
Las carreteras se cierran con bosques de laurisilva y no puedo dejar de hacer fotos a los paisajes que veo desde el coche. La carretera va haciendo curvas y más curvas hasta llegar a Anaga.
Anaga ofrece rutas para todos los niveles y podríamos estar allí unos cuantos días pero la isla tiene que darnos su panorámica en solo 4 días. Otra vez plantearemos ruta. Por ahora, deciros que “La ruta de los sentidos” es de fácil acceso,circular,de una hora de duración para nivel básico. Ideal si vas en familia y quieres adentrarte de manera suave en el bosque.
Anaga
Nos dirigimos a Punta del Hidalgo y comemos pescaíto en “La Cofradía”. Comemos lapas,papas arrugas,queso asado y atún fiesta. Quesillo y barraquito de postre. El barraquito es el café canario con leche condensada y licor 43. Una bomba pero había que probarlo 🙂 Total por los dos: 32 euros. En Punta del Hidalgo hay piscinas naturales gratuitas en el mar.
Nos vamos a tomar el solecito a la playa de arena negra del Pris y Playa de la Arena. El acceso es a través de un túnel; algo feo pero se está tranquilito para la siesta.

 

Playa de La Arena (Punta del Hidalgo)
Y de allí, a terminar de pasar la tarde en el pueblo de “La Orotava”.
Aquí, parece que estamos paseando por Arequipa. Una y otra vez, las casas,los balcones, los colores y las cuestas,nos transportan a Perú.
Pasamos por delante de “La casa de los Balcones”, las iglesias más famosas y entramos a ver el belén de la Asociación Juvenil. No es que seamos de muchos belenes pero hay que decir que era precioso. Todo lujo de detalles del interior de las casas, las cestitas de la frutería o el humo que salía de la chimenea. La señora matando el pollo y el vecino vendiendo la carne oreada. Digno de visitar.
Casa de los Balcones
Día 3
Este hotel tiene muy buen desayuno también, así que con la tripita llena, nos vamos al Teide. El Parque Nacional es precioso mucho antes de llegar y hemos tenido la suerte de ver el mar de nubes!! La Palma enfrente también se deja ver. Tras parar en muchos miradores y fotografiar el Teide desde varios ángulos, llegamos al Centro de Visitantes de Peña Blanca. Podríamos haber parado en El Portillo pero queríamos llegar al segundo para hacer una pequeña ruta.
Mar de Nubes camino al Teide
De nuevo, el Teide ofrece rutas para todos los gustos. Nos habría encantado subirlo desde abajo pero la ruta son unas 6 horas de subida y otras casi 4 de bajada por lo que tendrá que ser en un verano.
Hoy, hacemos una ruta fácil desde el Parador de Peña Blanca; la ruta del Roque de los García. Es una ruta circular de descenso brusco en su inicio y 1 hora de duración aproximada.
Parque Nacional del Teide
Qué paisajes nos ofrece la naturaleza!! Allí en medio de las rocas, no podemos más que alucinar con las vistas que hay y las paredes que suben unos escaladores. Decir bonito se queda corto y bien puedo decir que es sin dudarlo de los lugares más bonitos que he visitado. Sí, siempre digo lo mismo, pero es que el mundo no deja de fascinarme cada vez que salgo de viaje.
Seguimos bajando en coche para desviarnos hacia Vilaflor y de allí a Granadilla. Estos pueblitos del interior tienen una topografía peculiar con sus cultivos en bancales de las vides.
Comemos en “Casa Corujo” un rico conejo a la brasa, ensalada ( necesitamos verdeee) y otro quesito asado. Esta vez también, cómo no, quesillos y café. 38 euros. Diré que los sitios que ponemos en el blog cuentan con nuestra valoración de 9 o 10,así que recomendados totalmente.
Estamos cerca de El Médano, así que visitamos Playa El Médano,llena de cometas y La Tejita. Hay mucho viento y aunque reacios a las playas más turísticas, no queda más remedio que pasar la montaña roja y la de Guaza,para llegar sin viento a tomar el sol en la Playa de las Vistas. Esto es más guirilandia pero se está muy a gustito en esta época. Tomar el sol en diciembre no tiene precio.
Playa de Las Vistas ( Las Américas; sur de Tenerife)
De vuelta en Santa Cruz, cenamos al lado de la La Plaza de la Iglesia en “La Concepción”. Seguimos llenos del conejo a la brasa, pero es que esto es cocina de mercado a precios muy buenos. Pastel de bacalao y batata con muselina de espárragos ( ¡tengo que sacar la receta cómo sea!), quesos canarios y ensalada templada de aguacate y langostinos, todo ello regado con un blanco seco de Vitiñaga de Canarias. 42 euros. Eso sí, hoy sí que no hay hueco para el postre.
Sábado 9 de diciembre
Hoy es nuestro último día en la isla. Cogemos la autovía hasta casi el final para desviarnos en Armeñime y de ahí,a playa de San Juan. Sigue habiendo viento en La Tejita y hoy queremos baño asegurado así que volvemos a Las Vistas para pegarnos un buen chapuzón. Qué gozada!! Sí,sí,el frío está muy bien, pero esto no está pagado de placer que da. Y el sol ha calado bien en nuestra piel. Tras un baño refrescante y buscar pececillos en el fondo cristalino,  paseíto y de vuelta a comer. No os penséis que estamos comiendo todo el rato, que ¡son sólo 3 al día! 😉
Subimos por Guía de Isora hasta Tamaime en Santiago del Teide, y deleitarnos así  con las vistas y la rica comida de Vista Guama”. Cabra guisada, bacalao canario y el mejor queso a la brasa que hemos probado hasta ahora en la isla. Quesillos y cafés por 36 euros. Calidad, cantidad y un sabor muy casero.
Santiago del Teide
Nos subimos a los miradores en dirección Icod y de vuelta, nos paramos en el Mirador de los Acantilados de los Gigantes. Otra maravilla más de la naturaleza. La excursión fetén habría sido ir hasta Masca y bajar el barranco para tomar el barco de vuelta a los Gigantes. Lleva unas 3horas la bajada y volver en bus o taxi (en función de la época y día)a recoger el coche en Masca. El trayecto se puede hacer al contrario también, dejando el coche en Los Gigantes y desde allí en bus o taxi a Masca para hacer la bajada del barranco y pillar el barco. Los tickets para el barco pueden reservarse en Santiago del Teide junto a la oficina de turismo o por internet. Una pena no haberla podido hacer pero queda en mente.
Acantilados de Los Gigantes
Arepitas en Arepera Girasol de Tamaime para llevarlas en el vuelo. Cómo no,corriendo por los pasillos del aeropuerto. Sandra, no aprendes, algún día lo perderé… 🙁
Volviendo a Madrid sólo puedo terminar este post diciendo que las otras islas de Canarias nos esperan para otra ocasión y dar las gracias a mi compañero en el viaje y en la vida, Ángel. Sin él, nuestros viajes no serían igual de interesantes ni de divertidos.
Gracias por viajar con nosotros,
Sandra y Ángel.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*