De ruta por la transgambiana a Kaolack. Día de paso.

Ayer fue un día de paso. Para llegar a Palmarin en el Delta del Sine Saloum,hay que pasar por Kaolack desde Ziguinchor si se va en coche. La opción cara habría sido coger otra vez el avión a Dakar e ir bajando pero lo hicimos en coche. Fue toda una experiencia que vivirla una vez,es más que suficiente.

Ayer vivimos que el problema de África como creemos desde casa,no es el hambre. El problema va mucho más allá. Aquí,el que más y el que menos,puede comer arroz o pescado en el caso de la villa de pescadores de Cap Skirring pero hay problemas de infraestructura,vivienda,higiene,salubridad… El hecho de poder pasar por un puente para cruzar un río es algo incalculable a lo que no le prestamos atención cada día. Nos quejamos del precio de los túneles,peajes o de los impuestos pero benditas carreteras que tenemos allí.

Ayer salimos del NoStress en coche hasta la estación de autobuses de Ziguinchor. Estación era un solar de tierra lleno de mercedes de 30plazas,coches de 7 plazas…todos vehículos privados. En la mitad,un señor sentado cobrando los tickets que previamente has negociado. Supuestamente,nosotros teniamos que ir en ese coche hasta el hotel de Kaolack directamente pues así se lo había pedido el guía al conductor pero no pudo ser así.

Después de pasar y pagar varios controles de frontera, caminar por los controles y tener muchos sellitos de entrada y salida de Senegal y de Gambia, llegamos al paso del río Gambia. La marea no estaba cómo tenia que estar para el paso de coches y camiones y algunos,llevaban allí una semana esperando.

Cuando pregunté y me dijeron que cómo poco teníamos que estar allí toda el día y la noche,buscamos otra solución. La gente pasaba en barquitas pequeñas (iban motos,cabras y sillas de ruedas también en las barcas) y ya del otro lado,si tienes dinero,cogerían otro coche. Y así hicimos. Recuperamos las mochilas del coche,y junto a Ferger Paul ( así le entendí yo que se llamaba),nos fuimos los tres al otro lado,cruzando con más gente en la barquita. Nuestros compañeros del coche se quedaron allí porque luego no tenían dinero para pagar los demás coches. Una vez más,si no tienes dinero, la vida aquí se te complica mucho. Estamos hablando al cambio de unos 30euros por persona. Ellos se quedaron sentados en un banco improvisado bajo una sombrilla a esperar y es muy probable,que todavía sigan allí.

Nosotros,al otro lado,cogimos otro coche que nos llevó al ultimo control de frontera y de allí,a la estación y al hotel por fin.

Al llegar,pensé: si el hotel tiene piscina,no salimos hoy de allí. Y así fue. A las 16:30 de la tarde,tras 8h30 de viaje, en un trayecto que podría haber sido de 4, estábamos tranquilos y pasamos la tarde en la piscina y de cervecitas.

Nos dimos cuenta también de que no sólo es cuestión de dinero sino también de actitud; el hecho de no tener dinero para construir un puente (por cierto,lo están construyendo los Chinos y de tanto sol,estaban muy morenos,qué curiosos) no quita para tener la aduana limpia y colocada. Llegar a la aduana y ver 8 personas,policías,sentados en sillas dispuestas porque sí medio dormidos y tirados en ellas,dice mucho. La aduana con botellas por el suelo,un lado construyéndose y por el otro,un ventilador roto tirado… Pues eso,actitud. Esperar una semana a que llegue el ferry en función de la marea es horrible por no haber puente para cruzar el río pero hay la posibilidad de dar la vuelta y pasar por otra ruta. Y es curioso cómo aceptan la situación pero tampoco hacen nada para modificarla.

El avance en África no vendrá dado por mandar más ropa y comida,sino porque el gobierno se implique y otros gobiernos puedan ayudar con infraestructura,alcantarillado,puentes,carreteras… Y ya os contaremos más detalles porque el día tuvo miga.

Lo dicho, Transgambiana, una vez y nada más.

Vamos a desayunar y camino al delta del Sine Saloum!!

Gracias por leernos,

Sandra y Ángel

 

share post to:

Leave A Comment