Día 4: Qué bonito es Bulnes!Ruta desde Poncebos

Me encantan las rutas por la montaña pero desde que ayer lo dijo el chico del refugio de los pastores de Lagos,lo veo más claro. Él había vivido en Madrid,en Malasaña y decía que además de que tardaba una hora para llegar a su trabajo,cuando llegaba a casa,estaba tan cansado que apenas salía. Lo peor,era saber que con tanta oferta cultural estabas casi haciendo mal en no aprovecharla estando en casa. Eso me las a mí en Madrid. Sólo leo de noche o en el tren,porque el resto del día hay mil cosas más que hacer. Pero entre ellas,apenas hay tiempo para la naturaleza,para caminar y disfrutar de las plantas,de la fauna que se te cruza,del sol quemándote en la cara o de otros senderistas que te dan los buenos días.

La montaña se disfruta mucho y además supone estar concentrado,sentir tus pies con las piedras para no caerte,ir mirando donde pisas y relacionarte.

Hoy hemos dejado el coche en Poncebos y allí hemos caminado hasta la pradera de Pandébanos ( Unas 2horas y poco aproximadamente cada sentido). A la mitad,hemos parado en Bulnes. Es un pueblo precioso de piedra. Desde el mirador,hemos visto el Urriellu o Naranjo de Bulnes (2510m). Al llegar a Pandébano,nos hemos tumbado bajo el sol en la pradera. Ya de vuelta, un menú en Bar Bulnes que nos ha encantado. Pote, cabrito con patatas,arroz con leche (el mejor hasta ahora) y café por 20euros. Y qué majos los dueños 🙂 Lo recomendamos. La otra opción muy buena también,donde tomamos el café de la subida, justo el de abajo del Bulnes,en el río también.

El paisaje a lo largo del río Cares,de película,de no querer moverte de allí en días. Paredes enormes de roca,cascadas en el río con agua gélida y mucha vegetación con sus hayedos.

Al llegar a Poncebos, camino a nuestro último alojamiento: “La casa de Juan Sabeli”,justo al lado de Poncebos. Esta noche,fue regalo con el pack “La vida es bella” de mi primo Rafa y Raquel por nuestra boda.Gracias chicos 🙂 La casa es muy bonita y de nuevo,la amabilidad nos asombra. Así da gusto.

Damos un paseo con el coche hasta las playas de Llanes de Torimbis en Niembro y Póo,de la isla,y nos quedamos allí entrenando y leyendo hasta la cena. Hoy cenamos cerca de la casa y luego una cremita de orujo en el sofá de la Casa. Hay búhos y alondras, y nosotros preferimos aprovechar el día por lo mucho que nos depara.

Mañana nos vamos a Madrid pero tenemos medio día para seguir explorando más maravillas Asturianas.

share post to:

Leave A Comment