Día 2:Recorriendo la Hermida y parte de la costa.

Esta mañana hemos desayunado en el buffet del hotel. Estaba bastante bien pero le sobra el zumo de bote y le faltaría bien tortilla o huevos. Insisto que no tomando trigo,se hace complicado desayunar fuera de casa al estilo paleo. Y sí,de nuevo he de decir que la experiencia en el hotel Valdecoro de Potes ha sido buena pero la  recepcionista debería sonreír más. 

Tras el desayuno,nos vamos al centro de interpretación de Picos de Europa de Sotama a 5km de Potes. Es un centro de interpretación enorme de la flora,fauna y costumbres de Asturias con un mirador con cristalera. Es gratuito y merece la pena. 

Desde allí,nos vamos a Santa María de Lebeña, a unos 8km. La carretera discurre por el desfiladero de la Hermida y es preciosa. Es estar inmerso en plena naturaleza. 

La ermita no está abierta por ser lunes pero está en un entorno idílico. Picos está detrás con su nieve y verde y verde por todos lados.

Pasamos por La Hermida,un pueblo muy pintoresco y desde allí a Panes,ahora en Asturias, donde nos paramos para dar un largo paseo de una hora entre prados,caballos y vacas con sus crías mamando.

Directos desde Panes a Comillas,de nuevo en Cantabria. Comillas es muy famoso por su universidad,el Palacio y el capricho de Gaudí. Lástima que no podamos entrar por ser lunes. Otra vez será, porque estas obras hay que verlas. Hay auténticas mansiones indianas; asturianos que se hicieron ricod en América. Están pintadas de colored y una me recuerda a la casita de Hansel y Gretel. El pueblo es muy bonito y tras comprar una quesada sin gluten de Las Quintas, nos vamos a Llanes que ya va siendo hora de comer.

Al llegar a Llanes,nos fiamos de Google para comer en Canene, y he de decir que mereció la pena. Menú de 12 euros de pote asturiano servido en caldero(más de dos platos cada uno) y entrecot ternera al cabrales más un rico arroz con leche casero. Por haber tenido que esperar, nos invitaron a las cervezas. Eso,sí es ser un buen hostelero.

Y hablando de buenos hosteleros,hacemos check-in para dos noches en el hotel Don Paco y desde que entramos por la puerta,la atención es de 10. Cómoda habitación u simpatía 100%. Así sí se puede tener un negocio. Si se quiere, se puede aparcar en el parking que comparten con el hotel de enfrente. Y por otro lado,el buffet del desayuno tiene un rincón para los celíacos.

La tarde la pasamos conociendo Llanes; el puerto,la basílica,el paseo de San Pedro precioso junto al mar y las playas de El Sablón y Toró,con unas formaciones rocosas que se ven en bajamar. Ángel se ha metido en el agua,qué valiente!! 🙂

El paseo es muy bonito pero llegamos agotados. Ducha y a cenar. Por recomendación en la app Montemar Llanes que pertenece al hotel, nos vamos a la sidrería El Almacén. Por 17euros cada uno(y nos hemos pasado pidiendo,porque era mucho) hemos tomado dos botellas de sidra, bolla (morcilla típica con harina de maíz y cebolla;deliciosa), patatas cabrales,ensalada con cecina,queso y manzana y 4 tortos, que son una especialidad local a base de tipo empanadas de maíz rellenas de picadillo,setas, cabrales o bonito con tomate.

Sitio totalmente recomendable aunque les haría falta otro camarero para servir más la sidra a los clientes. Por lo demás,volvería. 

Ahora se me cierran los ojos. Mañana más 🙂

share post to:

Leave A Comment