Ya hemos llegado!Día 1:Cuzco

Tras un vuelo de 12 horas (durmiendo 6 en el pequeño hueco que teníamos),por fin llegamos a Lima y de allí,con otro vuelo de Avianca a Cuzco.

El temporal parece que ayer hizo que algún vuelo no pudiese aterrizar y al llegar a Cusco se diese la vuelta con todos dentro.A nosotros, afortunadamente nos recibe con sol y 19grados.

Salimos del aeropuerto y cogemos el Correcaminos hasta calle Almagro,cerca de la Plaza de Armas.Es un bus azul celeste con Correcaminos escrito. Por solo 70céntimos de sol nos plantamos en el centro al son de música peruana y del revisor anunciando “Sube,sube, subiendo” y “baja,baja,bajando” mientras él se baja en marcha para cobrar a los que bajan.

Comemos cerca de la Avenida del Sol,un menú que por unos 3euros al cambio,costaba terminarse (entrante,sopa de quinua,seco de res con alubias blancas y arroz, limonada y macedonia de pera. Entraba también una ensalada pero era jugársela demasiaddo pronto con los crudos.

Ya en la Plaza de Armas,caminamos hasta nuestro hotel “monasterio de San Pedro”.Uno de los trabajadores nos lleva la mochila y nos cuenta que el hotel está emplazado en un antiguo monasterio de 1520(de ahí el nombre).

Después de sufrir dos terremotos, parte se queda alquilada para el hotel y la otra parte continúa el trabajo de las mercenarias con unas niñas a las que pagan su ropa,comida y escuela.

Lo mejor es que los clientes que vienen a este hotel,contribuimos a tal labor social. Es muy tranquilo y bonito y con la oferta de Booking se ha quedado muy bien de precio. Eso sí,a las 6 a desayunar.

Salimos del hotel ver el mercado de San Pedro. El mercado tiene muchos puestos de recuerdo y artesanía pero también de vida cusqueña. Puestos de gastronomía local y de gente comprando su comida. Nos sentamos en un banquito a tomar maca con leche y bebida de quinua con manzana y con lo cansados que estábamos parecía que nos fuésemos ya a dormir.

Estamos a unos 3400metrosde altura pero el soroche no lo notamos mucho. Sólo que al subir algunas calles parece que tengamos que coger el doble de aire. Y no cuenta que queramos comer todo el rato porque viajando solemos comer más.

Comprar tarjeta chip para el teléfono no ha sido fácil pero al final,la compañía Claro tenía opción buena aunque por ahora la wifi del hotel es muy buena.

Salimos del mercado y empezamos a callejear por la Plaza de Armas y Barrio de San Blas(lleno de callejuelas empinadas y artesanos). Las vistas desde la plaza son preciosas con la montaña detrás.

Cusco es una ciudad segura pero ya nos han avisado que a partir de las 10 de la noche se vacía,así que ese será nuestro toque de queda. Por hoy creo que a esa hora estaremos sopa.

Nos ha llamado la atención la cantidad de perros que andan sueltos por la calle y sobre todo la patrulla canina de mas de 10 perros que vimos desde el bus;todos juntos corriendo por la calle formando un pelotón como si fuesen personas.

Las calles también están llenas de mujeres jóvenes ofreciendo masajes u ofreciéndose para enseñarte la ciudad como guía y la competencia entre restaurantes en la parte de la Plaza es enorme. Decidimos callejear para cenar y encontrar otros dos menús de comida peruana(papa huancaina, tamal,lomo saltado y ají de gallina)por menos de 10euros entre los dos. No tenían vistas a la plaza pero sí buen trato y comida rica.Para colmo,detrás nuestra entraba un grupo de chinos y aproveché la ocasión para charlar, jeje.

Lo que suponía,a las 10 en la cama. Mañana nos vamos al valle sagrado de los incas. Y parece que el sol va a seguir brillando.dsc02543

share post to:

Leave A Comment