Machupichu y su montaña

Siiii,pasajeros al tren! El tren que nos lleva de Ollanta a Machupichu es de la compañía Inca Raíl. Al llegar de noche a la estación, el sonido del tren,esa luz naranja en el andén y los pasajeros corriendo de un lado para otro buscando la letra de su vagón,hacen que la escena parezca sacada de una película.

Una vez en el tren,todo aún más auténtico. Fuera la lluvia (por ahora sólo nos llueve de noche,cuando vamos en el transporte o como mucho 10minutos mientras caminamos),el sonido del tren y un calor espantoso por no tener aire acondicionado. El sueño que tenemos nos deja k.o en el asiento y llegamos a la hora y algo a Aguas Calientes (Machupichu pueblo).

No había manera de encontrar el hostal y parecía de broma pero a cada uno que le preguntábamos,nos mandaba para lados distintos y ninguno era. Por fin,por teléfono conseguimos que nos recoja la recepcionista. El hostal El Tambo Machupichu es caro para lo básico que es pero al menos la dueña te busca al llegar el tren si quieres (olvidé responderle al mail que me mandó) y te prepara el jugo por la mañana.

4.40 am: toca levantarse. A las 5 a más tardar hay que estar casi desayunados para ir a por los tickets de bus que nos suben a Machupichu. Cola enorme para los buses y para colmo me dejo el pasaporte en el hostal. Menos mal que Ángel tiene mejor orientación que yo y pudo recogerlo y comprar los tickets. Tras media hora de subida en bus,llegamos al control. Tenemos una hora a partir de ese momento para llegar al control del Wayana Pichu;la montaña de Machu Pichu. El ascenso dura entre hora y media y dos horas pero en hora y diez llegamos a los 3062 metros. Por el camino,no podemos más que parar a hacer fotos y decir qué pasada,qué bonito,alucinante. Una caída espectacular,bancales,el Huayana Pichu por detrás y las ruinas de Machu Pichu coronando la escena. Dicen que quien las encontró,un explorador inglés , Hiram Binghan, se ponía como desafío subir cada vez más rápido. A nosotros nos ha bastado con una vez por ahora pero cada escaloncito estrecho, trozo de selva y miradores hasta el final,merecieron la pena.

Tras la bajada, nos quedamos a ver las ruinas. Qué maravilla de la ingeniería! Ya no es sólo que tengan una posición privilegiada alejada de los huaicos (terremotos,deslizamientos de tierra) sino la manera de construirlas,sin usar mortero, colocando cual tetris las fichas.

Toca bajar y no tenemos tanto tiempo como para hacer el trekking andando.

El día ha sido muy bonito y los paisajes inolvidables. Haber estado aquí ha sido precioso.

El regreso en tren transcurre con lluvia pero de nuevo,brilla el sol al llegar a Ollanta. Cenita de sopa de quinoa y alpaca parrilla y a dormir.

El día siguiente,lo hemos dedicado a pasear por Ollanta y subir el Pinkilluna. Es un cerro con ruinas a diferentes alturas desde el que se divisan todo el pueblo. Ya hemos desayunado maca y choclo con queso,pero desde arriba vemos un patio muy bonito con artesanía y bajamos a verlo. Resulta que también hay desayunos,así que cafecito peruano y un panqueque salado,qué rico!

Las calles de Ollanta son de piedra y por todo el pueblo discurre un canal con agua.

Pactamos con un conductor por 20soles cada uno que nos lleve a varios sitios pero los Argentinos que venían con nosotros no aparecen así que mientras hacemos tiempo, nos tomamos una mina y la especialidad del pueblo,salteña con carne y pollo recién sacaditas del horno,que hay varios en el pueblo.

Nada,estos chicos no llegan así que baja el precio a 9soles y nos lleva a Chinchero,que también lo teníamos incluido en el boleto turístico.

El pueblo es precioso y la gente quizás la mas amable que hayamos conocido hasta ahora. Comer es aún más barato y por 6 soles cada uno probamos el rocoto relleno y una sopita muy rica también. Las ruinas de Chinchero son enormes y la iglesia con murales barroco andino. Las señoras vendiendo su artesanía,al final nos convencen para comprarles unos gorros de lana que están tejiendo ellas mismas.

De regreso a Cusco,por 4soles cada uno en minivan,nos vamos a la estación para coger el bus nocturno a Arequipa.

Dejamos ya la región de Cusco con la sensación de que podríamos haber estado más días,porque todo ha sido precioso.

share post to:

Comments 4

  1. Que maravilla!!!! Me estáis dando mucha envidia, Jajajajaj. Disfrutadlo mucho chicos y quiero ver fotos chulas a la vuelta. Besos!!!

    11 febrero, 2017
  2. Suena todo muy bien. Seguid así que váis bien. Muchos besos

    14 febrero, 2017

Leave A Comment