Yunnan nos espera!

Tras el grandioso palizón de bajada de Huangshan, agotados pero muy contentos de haber visto esa maravilla de la naturaleza, el día de hoy lo dedicamos a ir a Dali, en la provincia de Yunnan.
Yunnan es considerada la provincia de la eterna primavera, porque rara vez supera los 19 grados.
Desde Tangkou, cogemos el bus a Hangzhou (4 horas en llegar), bus de enlace al aeropuerto desde la estación oeste de autobuses de Hangzhou (机场大巴) que tarda 1 hora por 15 CNY y cogemos avión de 3 horas rumbo a Kunming. En Kunming vamos a un hotel cerca del aeropuerto porque sólo pasaremos una noche para de nuevo, coger avión a Dali.
El hotel está muy bien y nos recogen del aeropuerto. Pero comp siempre tenemos anécdotas de los hoteles, de éste no iba a ser menos 🙂
Como era la hora de cenar, vemos que tienen restaurante y allá que vamos. Al llegar, habitaciones con luces apagadas, mesas con platos vacíos y nadie por allí. Nî hâo, nî hâo, pero no responde nadie. Bajamos a recepción para saber si han cerrado y un chico nos dice que está abierto, que no cierra nunca, y que volvamos. Ja, ja, y allí que volvemos. Recorremos todas las habitaciones del restaurante y vamos encendiendo luces. Oímos gente pero de otras paredes. Ya abajo otra vez, la recepcionista le dice a su compañero que el restaurante sólo funciona en servicio de habitaciones! Así que nada,a cenar a la habitación y mañana, rumbo a Dali.
A la llegada al aeropuerto tras 50minutos de vuelo, nos montamos en otro bus de enlace a la ciudad antigua de Dali, dónde tenemos el hostel.
Subirse a ese autobús fue como ir de excursión por Canarias. Micro y auriculares, la muchacha se pasó 20 minutos a toda velocidad explicando lo que su agencia nos podía ofrecer de Dali.
Cuando consiguió clientes, nos baja de ese autobús y nos monta en otro hasta que ella se va.
Localizar el hotel nos llevó una hora porque había varios que compartían la primera parte del nombre y a todos les sonaba pero ninguno sabía bien.
El hotel es una pequeña casa de no más de 6 habitaciones. Aquí volvemos al viaje de Pekín para tener baño de letrina y ducha que cae el agua al mismo agujero. Eso sí, todo muy limpio.
Todo bien hasta que Ángel se tumba en su cama y me dice que oye ruidos. Anda, anda, bobadas. Peero, sí que había ruido y es que en su cabecero, había un bichito de la carcoma haciendo unos túneles en la madera enormes! No ha dejado de trabajar en las 3 noches que hemos estado 🙂

Dali fue meca de los mochileros pero hoy es ya demasiado turístico. Merece la pena visitar su entramado de callejuelas de tiendecitas y templos y, el resto del tiempo salir de allí. 2km desde la puerta norte, están las 3 pagodas y el templo Chongsheng. La entrada que se paga merece la pena porque aquello es enorme y se tarda unas 2 horas en verlo. Nosotros alquilamos una bici y estuvimos también por los alrededores del lago (洱海).
El lago tiene unos 150km de perímetro así que no le hemos dado la vuelta, cachis… Pasamos por pueblos en los que parece haberse detenido el tiempo. Allí no hay turistas y te cruzas con gente paseando. En concreto, antes de ayer era festivo y encontramos muchas mujeres llevando inciensos a los templos y todas las casas quemando en sus puertas.
Eso sí, por pequeños que fueran los pueblos no faltaban hostales, hoteles con vistas al lago y restaurantes con especialidades de la zona.
Comimos en uno de ellos, tortitas de unos pececillos blancos, una verdurita local con huevo y cerdo con verduras en el cuenco de arroz.
Y tras 20 y algo km en la bici según calculamos, de vuelta a Dali.
Me quedé alucinada y un poco triste al ver un espacio lleno de escombros y barro y en la puerta, un cartel dónde ponía “El resurgir del lago Green”. Van a construir un lago con tiendecitas, restaurantes… ? Si alguno váis a Dali en un año máximo, seguro que está hecho ya. Una lástima  que hagan turismo así… Pero esto es China y muy pocas ciudades quedan ya sin aeropuerto. Y muy pocos pueblos sin hostales. Vamos a intentar encontrar estos días alguno de ellos.

Ayer no paró de llover en todo el día, así que no pudiendo ver otros lugares como la fuente geotermal, o el estanque de las mariposas porque no estaba el día para bici, terminamos algunas comprillas y mañana será otro día.

Hoy vamos camino de Shaxi, un pueblo de granjas al que parece que el turismo en masa aún no ha llegado.

Os pongo algunas fotillos de Dali y alrededores del lago 🙂

image

 

image

Uno de los ascetas de Buda

image

image

 

share post to:

Leave A Comment