Isla de Lantau ( Buda Tian Tian)

Del día de hoy, destaco dos frases:

– Querer es poder y
– Aún quedan lugares vírgenes en el mundo pero no por mucho tiempo.
Luego os cuento el por qué de cada una.

Hoy hemos cogido el ferry para ir a Lantau y ver el Gran Buda.

Hemos cogido el ferry en la estación de Hong Kong, en el muelle 6 hasta Muiwo y de allí, el bus 2 al buda.

El buda de Tian Tian es el mayor buda sedente en bronce que está al exterior. Mide 36 metros de altura y lo hicieron en el año 1995 los monjes del monasterio de Po Lin que está abajo.
Impresiona verle tanto desde abajo como en la base con sus ojos semicerrados en meditación. Para llegar hasta su base, hay que subir 283 escalones. Y esos mismos subió y bajó un chaval con pañoleta de boy scout de unos 25 años que iba con muletas y prótesis en las piernas. Ni había rampa, ni ascensor ni se agarraba a nadie. A buen ritmo, allí que estaba bajando desde arriba. Para que luego, cualquier excusa sea buena para que muchos digan: Uuu, ya me gustaría, pero yo no puedo. Querer es poder; sólo hay que proponérselo y trabajar para ello.

La visita está muy bien organizada. No se paga entrada ni al buda ni al monasterio pero si quieres subir a la exposición de la segunda y tercera planta del interior del Buda, tienes que comprar un ticket de comida para el acceso. De esa manera, no hay excesiva gente arriba y sólo hay un restaurante abajo.
La comida es vegetariana pero el menú es muy completo. De postre, mango del mercado. Bueno, y unos dulces de leche de coco y judía roja muy ricos que ya os haremos si nos salen 🙂

Tras ofrecer unos inciensos al Buda de Polin, nos subimos al autobús 21 camino Tai O.
Tai O es un pueblecito de pescadores que conserva la tradición las salazones de pescado. El pueblo está lleno de saladeros y todas las casas están abiertas. Muchas de ellas, venden los salazones y zumos locales.
En el pueblo hay dos escuelas de artes marciales a modo campamento para niños y estamos seguros que de allí salen grandes campeones de wushu.
El paseo dura hasta que casi cae la noche ( bichitos de nuevo, no, gracias) y ferry rumbo a la parte norte de Lantau donde enlazamos con el metro de Taun Chaung.
En el ferry, descubríamos la belleza de las rocas y las montañas en el mar y de qué bien que aún queden lugares tal cual son.
Pero, tal sensación se empezó a desvanecer pronto, al ver los pilotes que están haciendo el puente. Un puente que unirá por carretera todo Lantau con Hong Kong. Qué va a ser de los ferrys?
Claro, también es cierto que igual lo que para nosotros es una crueldad denunciable a Ecologistas, para los ciudadanos de Tai O quizás suponga el progreso y mejores oportunidades. Cada uno, lo vel del lado que le toca.
Como os he dicho en otras ocasiones, no tardéis mucho porque el puente ya mismo cambiará el aspecto de la isla y nos tememos que con el puente, los habitantes saldrán de sus casas de chapa para subir a los rascacielos. Dónde secarán luego el pescado?

Hemos cenado cerca del hotel unos ricos pinchos Sichuaneses de verdura, hongos, calamar y carne.

Paseíto por el mercado nocturno de Yu Ma Tei ( aunque nos gusta más el mercado de Mongkok Road, que es para los locales. Este parece un todo a cien en la calle; nada original)

Y mañana, día de playa!!!

image

image

image

image

image

image

Sandra y Ángel

share post to:

Leave A Comment