Yangshuo:entre granjas,bufalos de agua y el río Yulong

Menudo palizón de bici nos hemos dado hoy!!  Hemos hecho casí 35 km entre granjas, el río Yulong y los picos kársticos. En el camino, hemos encontrado búfalos de agua bañandose al lado nuestro.
Hemos desayunado en nuestra pastelería de Yangshuo en Xi lu (West street). Esta llena de guiris y de chinos con dinero porque aunque a nosotros nos salga el desayuno por 2 euros y poco cada uno, a ellos eso les sale caro. Es tipo pastelería de postín en España para nosotros para que os hagáis una idea.
Hemos enfilado Pantao Road con la bici hasta dejar la gasolinera y el hospital a la derecha. Desde ahí, todo recto hasta pasar por el pueblo de Jima, Xiling y Baisha. Hemos parado en varias ocasíones por el camino para hacer fotos porque los paisajes lo merecían.
Casí llegando, nos hemos encontrado con nuestros amigos franceses de la balsa del río Li de ayer. Iban a hacer la misma ruta con la bici que nosotros y luego se irían a las cuevas de barro.
Me comí una mazorca riquísima y de allí, seguimos nuestra ruta para encontrar un trozito tras el puente del dragón donde bañarnos. Antes, estuvimos comiendo shui jiao vegetales y como no, nuestra rica berenjena con carne.
Encontrar dicho paraiso en el Río Yulong, fue algo complicado, pues seguimos la ruta de vuelta marcada por el mapa y parece ser que dicha ruta ya no existe. Tras más de media hora sobre camino empedrado dando botes y saltos con mi bici de paseo sin marchas (la de Ángel era mountain bike, así que no debería quejarse), nos dimos cuenta que aquel camino no seguía el río.
De camino, encontramos a Jean, un taiwanes que tampoco sabía por donde seguir. Se unió a nosotros en el camino de vuelta al puente del dragón y después de comprarle sandía a una lugareña, nos indicó como llegar al lugar de baño.
Era justo al lado de una cáscada chuquitina donde bajaban las balsas de bambú.
Por cierto, bambú fue la palabra que más oímos durante el día. Cada vez que nos veía alguien con las bicis, nos decian: bambú??Bambú?? Noooo, bambú noooo.
Qué delicia bañarse en agua fresquita y limpita con el calor que habíamos pasado!! Allí conocimos a una pareja de holandeses y a partir de que los 4 entrásemos al agua, abrimos la veda para que los chinos también lo hiciesen. Ay que ver lo que les cuesta ponerse en bañador!!Bueno, a los hombres no tanto, pero las chicas que entraron al agua lo hicieron completamente vestidas con vaqueros y camisa.
Tras horita y algo allí, disfrutando del baño y de los búfalos al lado de nuestras bicis, cogimos la bici de nuevo y en marcha para la vuelta!!
La bici de Ángel, mucho mountain bike, pero hacia un ruido raro y tuvimos que parar. Por allí, aparecieron la pareja de holandeses que se unieron a nosotros porque no sabían llegar a su pueblo.
A la hora, estábamos de vuelta en nuestra calle. Maadre mía!! Yo regañando a los niños en el cole y me he abrasado las piernas con el sol!! Y aparte de eso, tengo un palizón de bici que hasta sentarme me duele!
En fin, mañana recuperada seguro. La excursión ha merecido la pena con creces. Duchita y a cenar y comprar algun souvenir.
Hoy decidimos cenar en los puestos callejeros centrales de West Street y la verdad, que hicimos muy buena elección. Probamos especialidades locales como los rollos de jade, que llevaban cacahuetes, verduras, maiz y una torta crujiente dentro, el zumo de la fruta del dragón, que es rosa por fuera y blanca con semillitas negras como la del kiwi. Y un rollito de pato pekin, muy rico tambien.
Agotados, nos vamos a dormir.Deben ser casí las 12 ya!!
share post to:

Leave A Comment